Yo comprendo muchas cosas. Comprendo que retransmitir en directo la (eterna) ceremonia de los Juegos Olímpicos es una ardua tarea, y comprendo que la misión de impedir que haya un solo silencio durante horas y horas de retransmisión implique decir alguna tontería de vez en cuando. Rompo pues desde aquí una lanza en favor de […]